By on oct 4, 2017 in Dolor, Ejercicio Terapéutico, Fisioterapia, Higiene y Postura | 0 comments

Estrés Laboral

Estudios realizados por el IMSS refiere que una de las cinco principales causas de estrés, el trabajo ocupa el primer lugar conocido como “estrés laboral” y se refiere a la presión que viven las personas en su entorno de trabajo cuando las exigencias sobrepasan su capacidad, recursos o disponibilidad de tiempo afectando a nivel mental y físico desequilibrando la vida
personal y profesional.
El estrés laboral en México se sitúa en primer lugar a nivel mundial, superando por primera vez a China, el 75% de las personas que padecen estrés en México señala el entorno laboral como origen, cifra que baja hasta el 73% en el caso de China, seguida por Estados Unidos, con un 59%. La Organización Mundial de la salud (OMS) refiere que el estrés laboral provoca el 25 por ciento de los 75 mil infartos al año registrados en México, cerca de un 40% de los empleados mexicanos padecen las consecuencias del estrés laboral, es decir, sólo en México, aproximadamente 8,4 millones de personas conviven con este tipo de estrés. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el estrés laboral es identificado como un grupo de reacciones emocionales, psicológicas, cognitivas y conductuales ante exigencias profesionales que sobrepasan los conocimientos y habilidades del trabajador para
desempeñarse de forma óptima. Por ejemplo, puede sentir tensión muscular, aumento de presión sanguínea y ritmo cardiaco; miedo, irritabilidad, enojo, depresión; presentar atención disminuida, dificultad para solucionar problemas, disminuir su productividad, entre otros síntomas.
De forma específica, algunos estudios han hallado que altas exigencias laborales dan como resultado siete veces mayor riesgo de agotamiento emocional; poco apoyo de los compañeros, dos veces mayor riesgo de problemas en espalda, cuello y hombros; bajo control del trabajo, dos veces mayor riesgo de mortalidad cardiovascular y, mucha tensión puede producir tres veces mayor riesgo de morbilidad por hipertensión. Los riesgos directos del estrés laboral para la salud han sido relacionados con cardiopatías,
trastornos digestivos, aumento de la tensión arterial y dolor de cabeza, trastornos músculo-esqueléticos como cervicalgias, lumbalgias.

Recientemente un estudio de la Academia Americana de Neurología halló una relación que las personas con trabajos demandantes y
poco control sobre ellos tienen 58% más probabilidades de sufrir una isquemia y 22% más de hemorragia cerebral.
La OMS estima que entre el 21 y 32 por ciento de casos de hipertensión en América Latina están relacionados con altas exigencias laborales y bajo control. Aún más, la prolongación del estrés por el trabajo puede generar trastornos en la salud mental del empleado, como el “burnout” o desgaste emocional, afectando el desempeño laboral o causando actitudes poco saludables como el consumo de alcohol, tabaco y drogas, e incluso en casos extremos acciones fatales.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoció que el estrés puede llevar a una persona a la angustia, a la depresión e incluso al suicidio, la OIT ha reconocido una relación entre el aumento del estrés laboral y de otras enfermedades mentales relacionadas con el trabajo y los factores tecnológicos, sociales y económicos, por ejemplo “exceso de información,
intensificación del trabajo y de las presiones temporales, mayores exigencias de movilidad y flexibilidad, estar siempre disponible debido a la tecnología de los teléfonos móviles y, por último pero no menos importante, el miedo de perder el trabajo.
La OIT y la OMS coinciden en identificar la principal causa del estrés laboral en diversos factores que componen una mala organización en el trabajo, como características del puesto, volumen y ritmo de trabajo, horarios, participación y control, perspectivas profesionales, relaciones interpersonales y cultura institucional.
Entre las causas del estrés laboral pueden influir factores propios del trabajo, personales, relación entre hogar y trabajo.

Propias del trabajo: Trabajo bajo presión, poco apoyo de colaboradores o supervisores, pobre desarrollo de carrera, horarios prologados, inseguridad laboral, salarios bajos, acoso sexual o psicológico.

Relación Hogar y trabajo: El hogar se ha vuelto el lugar de trabajo, conflicto de papeles y responsabilidades principalmente para las mujeres por el doble papel que deben realizar tanto en el hogar como el trabajo lo cual es complicado balancear.
Es importante identificar cada uno de estos factores para tomar las medidas necesarias, llevando a cabo estrategias necesarias que te pueden ayudar a prevenir problemas de salud, psicosociales entre otros.

 

ESTRES LABORAL

ESTRES LABORAL

También le puede interesar

Share This