Corrientes

Rehabilitación España ofrece el servicio especializado de Electroterapia mediante Corrientes Terapéuticas, que es una forma de tratamiento utilizada en fisioterapia para alivio de lesiones musculares, tendinosas, ligamentosas y óseas.

Sus beneficios y efectos son diversos y variarán en función del tipo de corriente empleada:

  •  Analgésico (en dolor agudo y/o crónico)
  •  Excitomotor (mejora fuerza y tono muscular)
  •  Aumento de flujo sanguíneo al área lesionada (promueve la cicatrización de los tejidos lesionados)
  •  Reducción de la inflamación
  •  Como técnica complementaria de recuperación en casos de atrofia muscular de diversas causas.

Principales usos

  • Osteoartritis.
  • Poliartritis crónica de las articulaciones de cadera y hombro.
  • Bursitis.
  • Distensiones, dislocaciones, contusiones.
  • Epicondilitis.
  • Condiciones traumáticas sub agudas o crónicas

Tipos de corrientes

Baja frecuencia: Como formas de corriente de baja frecuencia tenemos: galvánica pura o continua, galvánica interrumpida o rectangular, farádica rectangular, galvano-farádica progresiva y moduladas.


Con este tipo de corrientes se busca sustituir estímulos fisiológicos naturales por un estimulo artificial que se consigue a partir de un equipo generador. Por ejemplo, se puede estimular un músculo paralizado. La corriente va a producir la contracción del músculo al crear una diferencia de potencial entre la membrana y el interior de la fibra nerviosa excitada. También tiene un efecto analgésico, antiespasmódico, hiperemiánte y térmico.

Indicadas para el tratamiento de afecciones del sistema neuromuscular como las neuritis, neuralgias, mialgias, miositis, lumbalgias y contracturas musculares, afecciones del sistema circulatorio y generalmente, patologías que cursan con problemas de irrigación o edemas.
También se utiliza para tratar afecciones osteoarticulares como la artrosis, artritis, procesos traumáticos, distensiones músculo tendinosas y rotura fibrilar. Están indicadas en patología neurológica y electro diagnóstico, entre otras muchas aplicaciones, ya que va a depender mucho de la intensidad y tipo de estímulo que se aplique.

Media frecuencia: son las denominadas corrientes interferenciales. Con este tipo de corrientes se consigue una baja sensación de corriente, una gran dosificación y es aplicable a todo tipo de lesiones, ya que, dependiendo de la frecuencia aplicada, conseguiremos un efecto excito-motor.

Indicada en procesos de atrofia muscular por inmovilización, degeneración parcial del sistema neuromuscular, estimulación, en caso de anquilosis, contracturas, tonificación, y en casos de problemas de circulación periférica.


Alta frecuencia: La onda corta, que dependiendo de su forma de aplicación tendrá un efecto térmico o no, va a tener un efecto analgésico, relajante muscular, estimula la circulación sanguínea, favorece la cicatrización de las heridas, antinflamatoria, profiláctica en postoperatorios. También está indicada para esguinces, roturas musculares, contusiones, fracturas, osteomielitis, bursitis, sinusitis, prostatitis y estimulante de la circulación periférica, ciática.

 

 

 

Share This