Drenaje Linfático

En Rehabilitación España ofrecemos este tipo de masaje de manera muy profesional y de gran utilidad principalmente para problemas como: retención de líquidos, inflamaciones y problemas circulatorios en general.

El (DLM) es altamente recomendable o se pre escribe principalmente después de cualquier tipo de cirugía.

Es un método de tratamiento creado en 1936 por Emil Vodder destinado a activar y mejorar la circulación linfática favoreciendo la eliminación de sustancias de desecho por medio de maniobras precisas, estratégicas y rítmicas. El DLM puede aplicarse tanto en el campo de la medicina, donde constituye un aporte fisioterapéutico útil en gran número de afecciones, como en otras alteraciones propias del campo de la estética, donde se ha convertido en una técnica insustituible de gran apoyo en el tratamiento de muchos trastornos que afectan el aspecto externo del paciente, pues aunque sólo podamos influir directamente sobre el drenaje de la linfa y del líquido intersticial situados en los tejidos más superficiales del cuerpo, la circulación linfática más profunda también se activa por las intercomunicaciones existentes y por el efecto de empuje de la linfa proveniente de la superficie.


Ahora bien, es necesario mencionar que el sistema linfático está constituido por una serie de vasos y ganglios que se encargan de la producción y conducción de la linfa, siendo importante para el equilibrio del cuerpo humano, ya que además de actuar como sistema de protección y defensa, funciona por su efecto de drenaje, como un aparato de depuración o limpieza, ya que entre sus funciones está el transporte de las grasas de la dieta, protección contra infecciones, y eliminación de desechos.

Lo primero que llama la atención al paciente al contemplar una sesión de DLM es que no se parece en nada al masaje corporal. Aunque parezcan movimientos suaves sobre la piel, en realidad no se trata de eso, ya que realmente las diversas manipulaciones adaptan manos y dedos a la superficie de las diferentes partes de nuestro cuerpo, empujando a la linfa en su drenaje (recorrido) natural, por lo que es fundamental que lo practique un profesional, con conocimientos de anatomía y de la forma de la circulación arterio-venosa, linfática.

Básicamente todas las manipulaciones de DLM constan de tres fases:

  1. Apoyo (de manos y dedos)

  2. Empuje (con las manos y los dedos)

  3. Relajación (dejando de presionar, la piel vuelve por sí sola a la posición inicial)

En algunos casos como el linfedema, el DLM constituye el procedimiento principal de tratamiento, mientras que en otros se considera simplemente como una terapia acompañante o de apoyo.

Esta indicado principalmente en:

  1. Linfedemas (hinchazón): Cuando la linfa no puede seguir su camino normal, sea por causas primarias o secundarias, trata de superar el obstáculo siguiendo trayectos colaterales, esto se favorece manualmente, derivándola hacia los cuadrantes vecinos que funcionen (drenen) con normalidad.

  1. Edemas del embarazo: Por una serie de cambios hormonales en el organismo femenino, se produce una retención de líquidos en los primeros meses del embarazo, a la que se añade una disminución del tono muscular de venas y vasos linfáticos, si a ello sumamos la compresión del feto más o menos marcada sobre los vasos linfáticos profundos del vientre, entenderemos por qué con bastante frecuencia muchas mujeres presentan edemas durante el embarazo.

  1. Edemas en el síndrome premenstrual:Unos pocos días antes de la menstruación, algunas mujeres sufren una hinchazón marcada de los tobillos o la zona abdominal que se suele resolver al cabo de unos días. En este caso, como en el anterior, podemos utilizar el DLM para mejorar el estado de estas pacientes, tratándolas en cuello, vientre (manipulaciones superficiales) y piernas.

  1. Fleboedemas (edemas por trastornos de la circulación venosa) :Se trata de edemas que aparecen como resultado de una notoria insuficiencia de la circulación venosa, como puede darse en ciertos casos de várices, que ocasiona un aumento de la presión sanguínea intracapilar que da lugar a un aumento tan grande de la filtración de líquido al espacio intersticial que no puede ser vaciado espontáneamente por la vía linfática, lo que da lugar a un edema blando que suele responder bastante bien a medidas compresivas y a la posición algo elevada de las piernas durante el descanso nocturno. Evidentemente, si el edema aparece junto con una flebitis, trombosis o tromboflebitis, está totalmente contraindicado cualquier tipo de masaje hasta que se hayan curado totalmente estos trastornos.

  1. Edemas postoperatorios y postraumáticos: La traumatología, la medicina deportiva y la cirugía conceden al DLM, pues éste beneficia los procesos curativo y reparador en la mayor parte de traumatismos, sean esguinces, contusiones, hematomas, cicatrices o heridas, puesto que se favorece la eliminación por vía linfática de los restos de células y tejidos lesionados, así como del líquido acumulado en la zona de la hinchazón correspondiente. Se comienzan tratando zonas algo alejadas (ganglios regionales, cuello, etc.) y progresivamente (al cabo de una semana), nos vamos acercando a la zona cercana a la herida

  1. Cicatrices anómalas :(hipertróficas, queloides, enrojecidas, húmedas, dolorosas e incluso con adherencias en profundidad).

  1. Problemas digestivos: Con el DLM podemos influenciar positivamente sobre el movimiento del intestino grueso (peristaltismo), lo cual ayuda a combatir el estreñimientos. Evidentemente, también debemos tener en cuenta otras posibles causas de estreñimiento (dieta pobre en fibra vegetal, escaso ejercicio físico, etc.) para tratar de resolver el problema en sus raíces.

  1. Cefaleas y migrañas: Las formas más comunes de dolores de cabeza pueden hacerse mucho más soportables si utilizamos el DLM en su tratamiento, tanto en los episodios como en los intervalos libres de dolor al conseguir una disminución de la intensidad y la frecuencia de aparición de los ataques. El efecto beneficioso del DLM en estos casos se debe ante todo a su acción sedante del dolor y a la relajación resultante de su efecto vagotónico, sin olvidar tampoco el efecto antiedematizante del DLM sobre los posibles microedemas que veces existen en estos casos en la pared de los vasos sanguíneos del cerebro.

 

Está contraindicado en personas que padezcan:
Ilustración del sistema linfático-Cáncer
-Infecciones agudas
– Trombosis, flebitis, tromboflebitis
– Insuficiencia cardiaca congestiva
– Varices tortuosas y con relieve

-Hipotensión arterial
-Insuficiencia renal crónica

Share This